¿Y la tos? ¿y los estornudos?

En las enfermedades infecciosas, existen dos mecanismos de transmisión relacionados con la tos o los estornudos. Pero solamente uno de ellos implica al virus Ébola. La diferencia está en el tipo y tamaño de la partícula.
  • Transmisión por gotas (droplets): El agente es transportado por gotas “grandes”, y teóricamente es una forma de transmisión por contacto. Esas gotas se generan al estornudar, hablar o toser. Suelen ser expelidas a distancias menores de un metro, y podrían depositarse en mucosas del huésped (ojos, nariz, boca), que en ese caso sería susceptible a la infección. Las gotas grandes apenas se mantienen suspendidas en el aire, por lo que no se requieren medidas especiales de ventilación y, por su tamaño, tampoco medidas de filtración, sino distanciarse del emisor y que éste se coloque una mascarilla que haga de barrera. También debe asegurarse la desinfección de elementos alcanzados por esas gotitas. Este es el mecanismo por el que puede transmitirse el Ébolavirus.
  • Transmisión por vía aérea (airborne): El agente infeccioso es transportado por el aire a través de aerosoles, que también se producen al estornudar, hablar o toser, o con procedimientos como aspiración de secreciones, intubación o broncoscopia. Distinguimos las gotitas de Flügge (de 10 a unas 100µm) y los núcleos goticulares de Well (residuos de gotas de Flügge evaporadas de menos de 5-10µm, que contienen partículas viables). Esa partículas (sobre todo las segundas) pueden mantenerse en al aire horas, y recorrer distancias más largas. Requieren medidas de aislamiento más severas, con dispositivos de filtrado específicos y sistemas de manejo de la ventilación. Pero no se ha demostrado que esas partículas puedan transmitir, en condiciones reales, la enfermedad por virus Ébola.

Por tanto, ante una sospecha o diagnóstico de enfermedad por virus Ébola se requieren medidas de tipo estándar, y precauciones basadas en la transmisión, que serían de transmisión por contacto y por gotas (droplets). El modelo de transmisión es el que justifica las medidas a tomar, aunque en algunos casos es razonable extenderlas por el principio de precaución.

Pathogen safety data sheet – Infectious substances, Public Health Agency of Canada.

“In laboratory settings, non-human primates exposed to aerosolized ebolavirus from pigs have become infected, however, airborne transmission has not been demonstrated between non-human primates”

Not an airborne virus (What we know about transmission of the Ebola virus among humans, WHO 6/10/2014)

Ebola virus disease is not an airborne infection. Airborne spread among humans implies inhalation of an infectious dose of virus from a suspended cloud of small dried droplets.

This mode of transmission has not been observed during extensive studies of the Ebola virus over several decades.

Common sense and observation tell us that spread of the virus via coughing or sneezing is rare, if it happens at all. Epidemiological data emerging from the outbreak are not consistent with the pattern of spread seen with airborne viruses, like those that cause measles and chickenpox, or the airborne bacterium that causes tuberculosis.

Theoretically, wet and bigger droplets from a heavily infected individual, who has respiratory symptoms caused by other conditions or who vomits violently, could transmit the virus – over a short distance – to another nearby person.

This could happen when virus-laden heavy droplets are directly propelled, by coughing or sneezing (which does not mean airborne transmission) onto the mucus membranes or skin with cuts or abrasions of another person.

WHO is not aware of any studies that actually document this mode of transmission. On the contrary, good quality studies from previous Ebola outbreaks show that all cases were infected by direct close contact with symptomatic patients.

Droplet vs airborne

Anuncios